El entrenamiento en intervalos de alta intensidad, mejor conocido como HIIT, es una de las maneras más efectivas tanto para mejorar tu resistencia física como para propiciar la quema de grasa de tu cuerpo. Esto se debe a que este estilo de entrenamiento ayuda a metabolizar la glucosa de una manera más efectiva, lo que contribuye a la mejora en nuestra resistencia; además de que metaboliza la grasa, fomentando que nuestro rendimiento mejore mientras bajamos poco a poco nuestro índice de grasa corporal.

El HIIT consiste en entrenamiento mediante periodos cortos de tiempo a un ritmo cardiovascular muy intenso con periodos cortos de descanso de una intensidad moderada a baja. Lo que provocan estos picos de intensidad que entran en la rutina es aumentar el metabolismo en una mayor duración que un entrenamiento de cardio tradicional, logrando aumentar el metabolismo en tiempos de hasta una hora aún habiendo acabado el entrenamiento.

Por la naturaleza de este ejercicio, aumenta el nivel de estrés en tu cuerpo, el cual libera hormonas esteroideas. En cantidad moderada, estas hormonas queman grasa y te ayudan a construir músculo, además de incluso reducir la inflamación y protegerte contra enfermedades del corazón y diabetes. Pero, como en todo, el exceso también es malo.

Si comienzas a practicar HIIT y no le das el descanso suficiente a tu cuerpo, entrenas alguna actividad extra que te desgaste, o incluso estés pasando por una mala racha que te esté causando estrés , puedes desarrollar una adición negativa a este entrenamiento.

La causa de esto es que tu cuerpo no puede lidiar con tanto estrés a la vez, por lo que este se llena de hormonas esteroideas todo el tiempo y no puedes contar con momentos de descanso para que los niveles disminuyan. Además, el estrés en exceso comienza a provocar que tu cuerpo libere altos niveles de cortisol, el cual es una hormona que te causa pérdida de músculo, retención de grasa y deficiencias en tu sistema inmunológico , lo que te pone en riesgo de lesionarte o enfermarte.

La mejor manera de evitar este sobreentrenamiento es tratar de balancear tus sesiones de HIIT con periodos de descanso y alimentación adecuados, además de consultar con tu entrenador o instructor de gimnasio acerca de combinarlo con otras actividades físicas.

Y por último y no menos importante, llevar una suplementación adecuada para que tu cuerpo no presente deficiencias en los nutrientes que necesitas para sentirte mejor día a día. En MDN Sports contamos con una variedad productos que pueden ayudarte a mejorar la capacidad de recuperación de tu cuerpo. ¡Te invitamos a que conozcas más acerca de ellos en nuestra Product Store!