En el área del físico culturismo hay un gran número de mitos, y distinguir la información falsa de la cierta puede ser muy difícil en ocasiones. Incluso muchas veces los suplementos son vistos como algo innecesario o peligroso, cuando realmente pueden ayudarle mucho a tus músculos y a tu cuerpo en general.

A continuación les presentaremos 5 mitos que muchos creemos sobre los suplementos:

1. La proteína de suero de leche (Whey) te engorda:

La proteína no engorda. Lo que engorda es consumir una cantidad excesiva de calorías al día. Lo que sí te causará el consumir grandes cantidades de proteína será asegurar una mayor ganancia muscular.

2. Todos los suplementos son de la misma calidad

No todos los suplementos son formulados de la misma manera. Cada compañía tiene sus propios estándares de calidad. Muchas marcas prefieren dar el producto más barato bajando la pureza de los materiales. Una forma de comprobar la pureza en las proteínas es dividiendo los gramos de proteína entre el serving y esto te dará el porcentaje de pureza.

3. Los suplementos te van a ayudar a aumentar tu fuerza y tu masa muscular aún sin entrenar

Los suplementos te pueden ayudar a mejorar tu salud en general, a combatir el estrés, mejorar tu sueño y potencializar tu sistema inmune; pero esto no significa que sean mágicos y que el sólo hecho de consumirlos te vaya a convertir en un físico culturista. Para poder ver los resultados que tanto deseas necesitarás mucha disciplina en tu dieta y en tus entrenamientos, además del consumo adecuado de tus suplementos.

4. La suplementación puede causarle efectos secundarios a tu cuerpo por el consumo de químicos

En realidad, la mayoría de los ingredientes que se encuentran en los suplementos se encuentran de manera natural en el cuerpo humano o incluso en la comida que consumimos. Un consumo adecuado de suplementos tendrá efectos secundarios mínimos o nulos en tu cuerpo. Por ejemplo, los BCAAs están compuestos de 3 amino ácidos esenciales: leucina, que se encuentra en alimentos ricos en proteínas de origen animal; la isoleucina, encontrada tanto en proteínas animales como vegetales; y la valina, que se encuentra en productos lácteos, cereales, semillas de sésamo, entre otros.

5. El hecho de llevar una buena dieta hace innecesarios los suplementos para los atletas

Llevar una dieta es el principio, pero no lo es todo. Comer sano no garantiza que estés alcanzando todos tus requerimientos de nutrición. Los suplementos deben llegar a llenar los espacios que necesites. Esto es debido a que los deportistas fatigan mucho los músculos, así que los suplementos podrán ayudar a repararlos y reconstruir el tejido dañado durante cada workout. Existen estudios que apuntan a que los atletas que consumen cantidades “normales” de proteína van perdiendo tejido muscular con el paso del tiempo; aquí es en donde pueden entrar los suplementos, como la proteína por ejemplo.

Después de haber refutado estos mitos puedes darte cuenta que los suplementos en verdad pueden ser de mucha ayuda para tu cuerpo, así que ¿qué esperas para comenzar a consumirlos? Sólo recuerda consumirlos de manera adecuada y, si tienes dudas,preguntarle a algún experto.