Ver a alguien con el abdomen tonificado es muy llamativo porque es sinónimo de esfuerzo y trabajo duro. Por lo general, sin importar los objetivos corporales que busques cuando empiezas a tener un estilo de vida fitness, todos buscamos tener un abdomen plano y marcado, pero no todos lo logramos.

Lo cierto es que para tener el abdomen de nuestros sueños no basta con ir al gym y hacer incontables repeticiones, sino que es necesario ser disciplinado en tus rutinas, comidas, periodos de descanso, entre otras cosas. Es un proceso tardado que puede llegar a impacientar a muchas personas, pero la constancia hace rendir frutos.

Pero muchas veces hasta la persona más constante batalla para lograr ese abdomen que tanto desea. Si tú te encuentras en esa circunstancia sigue leyendo. Quizás no lo estás consiguiendo porque realizas alguno de los siguientes errores:

  1. Comes mucho en la noche: Tu cuerpo necesita tiempo suficiente para digerir y quemar la grasa, por lo que comer mucho antes de cenar hace que no digiera adecuadamente tus alimentos.
  2. No levantas pesas: Entrenar levantando pesas ayuda a acelerar tu metabolismo y contribuye a la quema de grasa. Cuando entrenas pesas tu cuerpo se mantiene quemando calorías hasta por 24 horas después de haber terminado tu entrenamiento.
  3. No duermes bien: La falta de sueño libera una hormona llamada grelina, la cual hace que tu apetito aumente, por lo que consumes más calorías de manera inconsciente.
  4. Tomas bebidas alcohólicas: La típica “panza chelera” no es un mito, estas bebidas te hacen propenso a la acumulación de grasa en el área de tu abdomen.
  5. No haces suficiente ejercicio: Muchas personas no realizan el ejercicio necesario para ayudar a que su cuerpo elimine calorías y grasa. Se recomienda entrenar por un mínimo de 45 minutos.
  6. Consumes bebidas azucaradas: Hoy en día existen demasiadas bebidas que son presentadas como sanas o naturales cuando en realidad están llenas de azúcar.
  7. Estás haciendo mal el cardio: La manera más eficaz de quemar grasa con el cardio es mediante HIIT. Se ha comprobado que 15 minutos de HIIT queman el doble de calorías que un entrenamiento de 40 minutos de cardio tradicional. Pero no olvides que el cardio es sólo una parte de tu entrenamiento.
  8. Tu hígado está sobrecargado: Todo lo que comes debe ser procesado por el hígado, y cuando consumes productos procesados o alcohol puedes sobrecargar el hígado, provocando que la pérdida de grasa se dificulte.
  9. Consumes muchos carbohidratos: Los carbohidratos son una opción de alimento fácil y rápido, pero no todas las personas realizan el trabajo físico necesario para quemar estas calorías. Debes llevar una alimentación balanceada, pero hay que saber consumir los carbohidratos adecuados en el momento adecuado.