Probablemente nunca has pensado en muchos atributos que tiene la proteína, por lo cual hoy te voy a platicar de los aminoácidos, los cuales forman parte de ésta. Para explicarlo, vamos  tomar como ejemplo un muro; el muro está compuesto de distintos tipos de ladrillos y cada uno de éstos es un aminoácido diferente.

Cada tipo de proteína tiene diferente cantidad y proporción de aminoácidos, por lo que para evaluar la efectividad de la misma en el deporte deberíamos analizarla para determinar su calidad; mientras más aminoácidos esenciales tenga, mayor será su calidad. En el caso de la Leucina, Iso-Leucina y Valina que son los BCAAs, no tenemos ningún problema, ya que están en su forma más pura y no están acoplados a aminoácidos no esenciales.

Esto es importante ya que los BCAAs forman parte fundamental en la regulación del anabolismo y de la sensación de fatiga, sobre todo la Leucina; además promueven una óptima recuperación del sistema inmune, entre sus múltiples atributos están la reparación del daño muscular provocado por el ejercicio. La mejora en el control de las citocinas pro inflamatorias, funcionan como sustrato para, mediante transaminación, ayudar en la producción de enzimas como la SOD y GSH, que disminuyen el estrés oxidativo producido por el ejercicio, ya que los niveles de estas enzimas están bajas cuando entrenamos arduamente. Es importante dejar en claro que adecuados niveles de estrés son necesarios para podernos adaptar mejor, un exceso de éste puede provocar que necesitemos más tiempo en recuperarnos.

Otro de los atributos que está aún en investigación, es el papel que juegan los aminoácidos en evitar la fatiga central provocada por altos niveles de 5-HT, un neurotransmisor cuya presencia está relacionada con altos niveles fatiga y que se sintetiza a partir de triptófano; la presencia de adecuados niveles de BCAAs en plasma, impide que el triptófano penetre la barrera hemato encefálica, evitando así que el triptófano se convierta en 5-HT. Aunque los estudios que se han realizado al respecto,  han dado resultados inconcluyentes, podemos tomar la información como estrategia nutricional.

La mayor ventaja de la suplementación con BCAAS puede ser su rápida absorción y el sabor que tienen, ya que si bien una dieta correcta y adecuada nos proporciona la cantidad necesaria de aminoácidos durante el día, la disponibilidad de éstos se puede ver comprometida en sesiones intensas de entrenamiento, favoreciendo la proteólisis, que se refiere a la degradación de proteínas almacenadas en el músculo, para poder satisfacer las necesidades mas urgentes y restablecer la homeostasis, por lo que su ingesta intra-workout estaría recomendada si estos son muy intensos o de larga duración.  Otra importante ventaja es que los BCAAs se metabolizan principalmente en el músculo esquelético, pasándose por alto el hígado, lo cual eleva rápidamente la concentración de éstos en el plasma, mandando señales que evitan la degradación del músculo.

No hay un protocolo definido para la toma de aminoácidos, sin embargo, de acuerdo a la literatura científica, una ingesta de 5-10 grs junto con carbohidratos durante el entrenamiento pareciera ser la mejor opción para poder obtener todos los beneficios que se le atribuyen.

Vía: Yoana Sinue Martinez Sandoval, especialista en Nutrición Deportiva.