Practicar deporte y entrenar es importante para mantener nuestra salud y mejorar nuestro rendimiento, el descanso físico y mental es importante en cualquier actividad.

Uno de los errores más frecuentes consiste en pensar que se logra mejorar las marcas entrenando y ejercitándose a diario. En realidad, nuestro cuerpo necesita un tiempo de recuperación, reparación y adaptación muscular, así que si entrenas todos los días sin descanso, no verás mucho progreso.

El razonamiento es simple, tu entrenamiento presiona tus articulaciones y cansa tu músculos. El descanso es, entonces, necesario. También representa la oportunidad para tener también un “descanso mental” y cargar las pilas mentales y motivadoras.

El descanso o recuperación reduce las posibilidades de lesiones como por ejemplo, calambres o fracturas por estrés muscular. Un buen entrenamiento físico o deportivo incluye, además de calentamiento, hidratación constante y alimentación equilibrada, un buen descanso para que tu cuerpo se recupere y asimile bien el entrenamiento.

Muchas personas piensan que lo único que hace el descanso, es que se pierda lo logrado después de duras sesiones de entrenamiento. Nada más lejos de la realidad, pues el descanso es uno de los principales relajantes y reconstituyentes musculares. Para tener un rendimiento óptimo, es primordial que acudamos al entrenamiento con los músculos descansados  y listos. De esta manera tendremos más fuerza y lo notaremos a la larga.

La importancia de dormir

Por otro lado, un sueño nocturno proporciona la base óptima, no sólo para el rendimiento físico sino también mental. El descanso y la recuperación son esenciales para lograr el mejor rendimiento. Ciertamente, podemos vincular la actitud positiva y la confianza a nuestro rendimiento físico, pero los sistemas fisiológico y biológico deben recuperarse totalmente para poder rendir al máximo.

Hay tres áreas de máxima importancia para los atletas: el entrenamiento, la nutrición y el descanso. Por ejemplo, al no dormir lo suficiente los tiempos de reacción sufren, el rendimiento sostenido cae y hay un declive en el funcionamiento físico general. Se sacrifican los estados de vigilancia y alerta, lo que puede resultar en bajo rendimiento y posiblemente causar lesiones.

Por otro lado, diferentes investigaciones apuntan que las horas en las que dormimos, precisamente durante la tercera y cuarta etapa del ciclo de sueño, el cuerpo recupera su estado óptimo y es cuando se libera la Hormona de Crecimiento Humano (HGH), que tiene efectos ventajosos y estimula lo siguiente:

  • Aumento de masa muscular
  • Reparación del músculo
  • Construcción ósea
  • Quema de grasa

 

Por lo tanto, esta es la hormona clave que ayuda a los atletas a recuperarse fisiológicamente durante el entrenamiento. Los estudios han demostrado que cuando un deportista pierde el sueño, el nivel de HGH en libertad es significativamente disminuido. Cuando una persona no duerme como es debido su nivel de HGH decrece y la concentración de otra hormona, conocida como hidrocortisona (también llamada la hormona del estrés), aumenta.

Demasiada hidrocortisona puede resultar peligrosa debido a que impide que nuestro cuerpo se recupere totalmente, además de significar un obstáculo para la reparación y crecimiento de nuevo tejido.

En conclusión, es vital dormir lo suficiente para que nuestro cuerpo se recupere. Tal y como los deportistas  dan atención a la nutrición y cada una de las rutinas de entrenamiento, se deben respetar y planificar las horas de descanso que deberían de ser entre 8 y 10 horas.

Víahttp://www.fitfusion.es/otros/entrenamiento-y-descanso-otorgales-la-misma-importancia