Cuando vamos a entrenar es muy normal ver a personas con equipamiento específico que usan con el objetivo de evitar ciertas lesiones en áreas específicas del cuerpo. Ya sean cinturones lumbares, muñequeras, rodilleras, vendajes en tobillos y manos, entre otros más, podemos encontrar personas usándolos en el gimnasio prácticamente en cualquier momento del día. En ocasiones las personas los necesitan debido a que algún especialista se los recomendó para tratar alguna lesión previa, pero muchas personas los usan por creencias falsas de que les van a ser de ayuda cuando en realidad sucede lo contrario.

Usar este tipo de equipamiento para entrenar no siempre es lo más recomendado, debido a que puede generar dependencia del cuerpo. Y esto no sólo sucede en la disciplina del físico culturismo, sino que también sucede en otras disciplinas deportivas distintas. La finalidad principal de estos vendajes es garantizar la sujeción de la zona trabajada para evitar el riesgo de padecer lesiones debido a movimientos mal hechos, pero esto no es tan bueno como suena.

El hecho de usar este tipo de vendajes causa que los músculos adyacentes no se fortalezcan de manera adecuada al estar recibiendo una protección externa. Esto significa que usar este equipamiento puede llegar a atrofiar los músculos que rodean las articulaciones, teniendo como consecuencia una mayor debilidad y un mayor riesgo de lesiones.

Otro punto muy importante es la colocación del equipamiento, principalmente los vendajes. Si un vendaje es mal colocado, puede sujetar de manera incorrecta un músculo o tendón o incluso apretarlo demasiado, lo que puede traer problemas o incrementar el riesgo de una lesión en vez de disminuirlo. Por esta razón es recomendable que si necesitamos usar algún vendaje forzosamente nos lo realice un profesional o mejor no usar nada para evitar lastimarnos.

Pero lo más recomendado es comenzar a levantar cargas ligeras para así poco a poco ir fortaleciendo las áreas que necesitamos y evitar el uso de estos vendajes dentro de lo posible. Ya en caso de que nuestros entrenamientos exijan unos niveles de carga muy elevada y necesitemos usar equipamiento específico podemos hacerlo, teniendo cuidado de realizar entrenamientos más ligeros sin vendajes para evitar que los músculos se atrofien.